Aún no hay señales de la hermana Cecilia raptada en Mali

“Todavía no hemos recibido reivindicaciones o petición de rescate”, dice el Padre Edmond Dembele, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Mali.

Bamako (Agencia Fides) - “Todavía no hemos recibido reivindicaciones o petición de rescate, mientras que las autoridades mantienen la confidencialidad”, dijo el Padre Edmond Dembele, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Malí, a la Agencia Fides sobre la investigación del secuestro de la hermana Cecilia Narváez Argoti, la religiosa de Colombia de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, secuestrada en Karangasso, al sur de Mali.

“Estamos a la espera, pero tenemos esperanza, porque seguimos recibiendo mensajes tranquilizadores de los fieles y de otras personas del lugar que nos dan esperanza sobre el destino de la hermana Cecilia”, agregó el Padre.

El sacerdote dio algunos detalles sobre las circunstancias del secuestro: “Los secuestradores llegaron, la tarde del 7 de febrero, en moto a un lugar aislado, un poco lejos del pueblo donde estaba la hermana Cecilia con sus hermanas de comunidad. Siguieron a pie para no despertar alarma e irrumpieron en el centro de la misión saqueando el dinero y los equipos de informática. Después de tomar como rehén a la religiosa, escaparon con la ambulancia del centro médico, para ir y tomar las motos con las que huyeron. La ambulancia fue abandonada junto con los ordenadores robados”.

 

@voxfides

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.