Francisco: Y a ti, ¿qué carisma te dio Dios?

El Papa Francisco explica que, además de los dones, Dios nos da un carisma, que es una gracia para que la pongamos al servicio de los demás.

Hoy miércoles 1 de octubre de 2014, en la tradicional Audiencia en la plaza de San Pedro, el Papa Francisco dijo que además de los dones, que son fecundos para la Iglesia, todos tenemos carismas.

Dijo que los carismas llegan gracias al Espíritu Santo, y no que uno sea mejor a los demás, sino que estos carismas son para dar servicio al prójimo.

También dijo que deben estar al servicio de todos esos carismas que cada uno recibe, que debemos crecer en armonía y fe, y que cada don debe ser compartido con fines positivos.

Papa Francisco: “Además de los dones con los que el Señor edifica y hace más fecunda a la Iglesia, están los carismas. Un carisma es algo más que un talento o una cualidad personal. Es una gracia, un don que Dios da por medio del Espíritu Santo. No porque alguien sea mejor que los demás, sino para que lo ponga al servicio de los demás con la misma gratuidad y amor con que lo ha recibido”.

También en la Audiencia, el Papa agradeció la visita de Javier Echevarría, prelado del Opus Dei, y dio gracias a Dios por la beatificación de Álvaro del Portillo.

Les mencionó, en una felicitación, a los peregrinos que venían de España, que el ejemplo de Álvaro del Portillo debe responder con generosidad en el apostolado de la vida ordinaria.

Audiencia general Papa Francisco:

Queridos hermanos y hermanas:

Además de los dones con los que el Señor edifica y hace más fecunda a la Iglesia, están los carismas. Un carisma es algo más que un talento o una cualidad personal. Es una gracia, un don que Dios da por medio del Espíritu Santo. No porque alguien sea mejor que los demás, sino para que lo ponga al servicio de los demás con la misma gratuidad y amor con que lo ha recibido.

Cada uno puede preguntarse: ¿Qué carisma me dio el Señor? ¿Cómo lo vivo? ¿Lo asumo con generosidad, poniéndolo al servicio de todos, o  acaso lo tengo descuidado o quizás olvidado, o para mí mismo?

Los diversos carismas y dones con los que el Padre colma a la Iglesia son para crecer en armonía, en la fe y en su amor, como un cuerpo solo, el Cuerpo de Cristo, donde tenemos necesidad los unos de los otros, y donde cada don recibido se verifica plenamente al ser compartido con los hermanos. Así resplandece la belleza y la fuerza sobrenatural de la fe para que juntos podamos entrar en el corazón del Evangelio y seguir a Jesús.

Saludos

Saludo a los peregrinos de lengua española, venidos de tantos países. Saludo asimismo a Monseñor Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, así como a los fieles de la Prelatura aquí presentes para dar gracias a Dios por la beatificación de Monseñor Álvaro del Portillo. Que la intercesión y el ejemplo del nuevo beato les ayude a responder con generosidad al llamado de Dios a la santidad y al apostolado en la vida ordinaria, al servicio de la Iglesia y de la humanidad entera. Muchas gracias y que Dios los bendiga.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.