Hacia el Sínodo de la Amazonia: la polémica del celibato

Iglesia Católica

Ante la falta de pastores en la Amazonía se pretende la ordenación sacerdotal de hombres casados.

Uno de los temas torales es la ordenación sacerdotal de hombres casados. Debido a la escasez de clérigos que puedan atender las necesidades pastorales de dicha región, ya que su realidad es compleja. 

 

En octubre de este año se llevará a cabo el Sínodo de obispos para la Amazonia. Mismo que ha desatado polémica, debido a que en el Instrumentum Laboris, documento que contiene el material de la consulta iniciada con el Documento Preparatorio. 

La Secretaría General del Sínodo de los Obispos señala que, “el Documento de Trabajo se divide en tres partes que afrontan los siguientes temas: la voz de la Amazonía entendida como escucha de ese territorio, la ecología integral y la Iglesia con rostro amazónico”. 

El objetivo del texto –se lee en la nota– es presentar la situación pastoral de esas tierras e iniciar nuevos caminos para una evangelización más incisiva en la Amazonía. Asimismo, el Instrumentum laboris es una reflexión sobre el problema ecológico que afecta a la Región, según la Encíclica Laudato si'. 

Uno de los temas torales es la ordenación sacerdotal de hombres casados. Debido a la escasez de clérigos que puedan atender las necesidades pastorales de dicha región, ya que su realidad es compleja. 

Xingú, en el estado amazónico de Pará, es una de las mayores jurisdicciones de la Iglesia católica de Brasil: tiene una superficie de 365 000 kilómetros cuadrados y más del 70% de sus 576 000 habitantes se declaran católicos.

La región, sin embargo, es atendida por menos de 30 sacerdotes, lo que significa que algunas comunidades terminan viendo a su clérigo designado apenas dos veces al año.

Es así como se ve la necesidad de atender con más celo a las comunidades que viven esta circunstancia. Sin embargo, ha sido interesante ver las reacciones, que cuestionan si esta propuesta de excepción a la regla podría trascender. 

Los pontífices -hasta el actual papa Francisco - se han declarado custodios del celibato en la vida sacerdotal y consagrada de la Iglesia Católica. Pero hoy se propone considerar esta posibilidad. Y no será hasta el Sínodo donde el papa se oriente por alguna decisión. 

Las preguntas son: ¿se podrá atender la petición con oportuna inteligencia?, ¿el catolicismo está preparado para estas adecuaciones de índole pastoral?, ¿qué nuevo lugar ocupa el celibato de cara a los otros consejos evangélicos: pobreza y obediencia?

Es gozoso ver a una Iglesia en salida, que peregrina, que es cercana a sus carencias. La Amazonia es tal vez el espejo de muchos lugares en muchas partes del mundo. Lugares recónditos donde el sacerdote asiste con una frecuencia limitada debido a los traslados y debido a que se encuentran solos. 

Que el camino siga orientando la reflexión; que sin duda estará mucho más abierta y mucho más aterrizada. Que se tengan los elementos suficientes para que el trayecto no sea áspero, sino en pro de la Unidad y la Verdad.

 

 

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de voxfides