San José, modelo de padre y protector de nuestra familia

San José

Cualquier devoción es buena siempre que nos permita acercarnos a San José y que el nos lleve a Jesús.

En este tiempo difícil que nos ha tocado vivir tenemos algunos auxilios divinos para ayudarnos a que nuestra familia vaya por buen camino y uno de ellos es San José, modelo de padre y gran protector de la Iglesia y de la familia.

Es bueno que en nuestra familia esté presente y que le conozcamos para tenerlo cercano y adoptarlo como patrono nuestro, por eso aquí te dejo mis 5Tips para que San José tenga un lugar especial en nuestra vida familiar.

PRIEMRO. Si aún no la tienes, coloca una imagen de San José en tu altar familiar.
Es importante para que nuestros hijos pequeños lo tengan presente y para que nosotros nos acordemos de recurrir a él a lo largo de nuestro día.

Existen muy diferentes imágenes de él, así que puede ser una cargando al Niño Jesús o también puede ser dormido porque es muy significativo que él escuchara la voz de Dios y conocía cuál era su voluntad en los sueños.

SEGUNDO. Conozcan las Virtudes de San José y aplíquenlas en familia.
Las virtudes son esos hábitos buenos que caracterizan a alguien y que pueden compartir con los demás y seguir su ejemplo para adaptarlos a tu propia vida, por lo que es muy bueno conocer las de San José.

Entre otras están la paciencia, la mansedumbre, la amabilidad, la ternura, la obediencia, la acogida y calidez, la valentía, la creatividad, el silencio y principalmente el trabajo.

Principalmente es necesario que papá las tome como ejemplo, pero también el resto de la familia y para eso podemos ir conociendo sus virtudes y adoptar una por mes para vivirla en familia.

De ser necesario hagamos material para que nuestros hijos pequeños estén incluidos en esta vivencia de virtudes.

TERCERO. Hagan o renueven su consagración a San José.
Consagrar es dedicar voluntariamente a Dios y lo podemos hacer de manera personal y también familiarmente. También podemos hacerlo para ponerse bajo la protección y cuidados de un santo en particular, pudiendo pedir su auxilio e intercesión en las diferentes situaciones y eventos de nuestra vida.

Puede ser tan sencillo como hacer una oración personal, o podemos hacer toda una preparación de varios días, existen varias consagraciones ya establecidas que podemos adoptar.

Siempre es mejor que todos los miembros de la familia participen en esta consagración pero si no es posible, podemos comenzar con algunos y de corazón consagrar a la familia completa.

CUARTO. Adopten una oración a San José para encomendar la familia.
Hay muchas devociones a San José, están los dolores y gozos, está el Rosario y las jaculatorias, dedicar algunos domingos y las novenas.

Cualquier devoción es buena siempre que nos permita acercarnos a San José y que el nos lleve a Jesús.

Podemos comenzar en cualquier momento y podemos adoptar una y después de un tiempo otra de tal forma que nuestra vida familiar esté bajo la protección y cuidado de San José.

Y QUINTO. Vuelvan a leer Patris Corde ,Con corazón de Padre, para seguir conociendo a San José.
Esta carta que el Papa Francisco nos regaló con motivo del 150 Aniversario de tener a San José como patrono universal de la Iglesia, nos puede ser de utilidad ya que en ella se van poniendo de manifiesto sus virtudes y como es que las llevaba a la vida cotidiana.

Puede ser una guía practica y sencilla para comenzar a conocer a San José.

Hay otros documentos que también pueden ayudarnos como la exhortación apostólica Redemptoris Custos de San Juan Pablo II.

De San José se conoce poco y no se tiene referencia bíblica de alguna palabra suya, pero es un gran modelo de padre y protector de la Sagrada Familia, digno de ser imitado por los padres de familia de nuestros días.

 

Te puede interesar: En el dolor siempre hay un guiño de gozo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de voxfides.com

@voxfides