Todos somos llamados a ser santos, aún en el mundo actual

Enamorado de Dios

Para ser santo hay que estar enamorado de Dios y para eso debemos estar siempre con Él, ya sea en esta vida pero principalmente en la vida eterna.

Es necesario decir que hoy más que nunca, Dios nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre.

La santidad es un ofrecimiento de la propia vida por los demás, sostenido hasta la muerte.

La santidad es el rostro más bello de la Iglesia.

Todos estamos llamados a ser testigos, a compartir con todos la acción de Dios en nuestra vida, es por esto que hay testimonios muy distintos, porque la vida divina se comunica cada uno de forma distinta.

Para ser santo no se necesita ser obispo, sacerdote, religioso o religiosa, cada uno podemos ser santos en el estado de vida al que Dios no ha llamado.

Por eso aquí te dejo mis 5Tips para educar a nuestros hijos para que busquen ser santos en el mundo actual y dar testimonio.

PRIMERO. Hay que preguntarle al Espíritu Santo qué espera Jesús de cada uno.
Es necesario que nuestros hijos se acostumbren a discernir cuál es la voluntad de Dios para ellos en cada momento de la vida y para eso debemos nosotros enseñarles a discernir.

Hay muchas formas de hacerlo, pero lo principal es que estén dispuestos a preguntarle a Dios y después a hacer lo que les pide.

A veces será por medio de sus papás, otras por algún comentario en la homilía del padre, otras veces los signos que se nos van presentando, otras veces alguna petición en particular, etc.

Lo importante es que aprendan a escuchar la voluntad de Dios y después a llevarla a cabo.

Es bueno tener en cuenta que lo que viene de Dios trae paz y alegría al corazón.

SEGUNDO. Es necesario que conozcan a Jesús para que se identifiquen con Él.
Nadie ama lo que no conoce, por eso debemos darles a conocer a Jesús y su vida terrena para que tengan ejemplo de santidad.

Jesús se hizo igual a nosotros en todo, menos en el pecado, por lo que en Él está nuestro modelo de vida. La Virgen María también es un gran modelo, pues es la persona más parecida a Jesús en toda la Tierra.

Para esto podemos echar mano de los recursos didácticos que existen en internet, ya sean videos, cantos, juegos, dibujos para colorear, etc. Para que sea algo agradable, divertido y cercano a nuestros hijos.


TERCERO. Deben esforzarse en cuerpo y alma.
En empeño de ser santo implica una batalla constante y continua contra nosotros mismos y contra lo que el mundo nos presenta, por eso nuestros hijos deben comprenderlo para que estén dispuestos a librar esta batalla.

Si los enseñamos desde pequeños a vencerse a sí mismos en las cosas pequeñas, cuando lleguen las cosas más grandes, esas que con los años nos van agobiando, serán capaces de librar la batalla por ella mismos y podrán usar las armas espirituales que le hemos proporcionado.

Por eso es bueno que les acerquemos los sacramentos en el tiempo adecuado, que les enseñemos a rezar el Rosario y que lo hagan constantemente, que sepan que también existen ejemplos de otras personas que lograron vivir conforme a lo que Dios les pidió, que son los santos y que pueden seguir su ejemplo y camino de santidad.

Si les vamos dando a conocer las bodas de diferentes santos podrán ellos también escoger las que más les gusten y las podrán tomar como camino de vida, siempre tomando las virtudes de ellos y llevándolas a su vida cotidiana.


CUARTO. Que se pongan pequeñas metas alcanzables.
Cómo esto de la santidad es un proceso, es bueno que nuestros hijos comprendan que es día con día.

Así que podríamos ayudarles con actividades y calendarios donde vayan anotando sus logros y ofreciéndolos a Dios, por ejemplo, en tiempo de adviento o cuaresma acostumbren a seguir un calendario con actividades que les ayuden a prepararse.

En tiempo ordinario podemos poner un recipiente vacío y uno con cuentas para que cada vez que cumplen una meta, o cuando logran vencer alguna tentación así, físicamente pueden ofrecer sus acciones y también las pueden hacer conscientes.

Con esto pueden hacer conciencia que la santidad se alcanza con actos concretos.


Y QUINTO. Que no tengan miedo a la santidad.
A veces pensamos que ser santos implica ser serios, ser perfectos o que nos va a quitar la alegría y nuestra energía, pero en realidad no es así.

Por el contrario la santidad nos ayuda a ser plenos porque estamos cumpliendo la misión que Dios nos ha encomendado, nos ayuda a tener más energía o estar más animados en nuestro día porque tenemos la motivación de agradar a Dios y de dar testimonio.

Así que hagamos de la santidad un estilo de vida para que nuestros hijos vean la santidad como algo deseable y que trabajen por alcanzarlo.

Lo que es una realidad es que para ser santo hay que estar enamorado de Dios y por eso queremos estar siempre con Él, ya sea en esta vida pero principalmente en la vida eterna.


Te puede interesar: Dar la vida por Él, ¿hay que llegar tan lejos?


* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de voxfides.com

@voxfides