Sínodo Pan-amazónico

Sínodo

En opinión de Klaus Feldmann, el objetivo de la izquierda en el Sínodo de la Amazonía es dividir y confundir a la Iglesia Católica.


En estos días se está celebrando el Sínodo Pan-Amazónico, del 6 al 27 de octubre, en el que se está tratando sobre una Ecología integral, sobre el apoyo a los pueblos indígenas, sobre la posibilidad de aceptar sacerdotes casados para atender las necesidades espirituales de los habitantes de esa extensa zona, dada la escasez de sacerdotes, para lo cual también se tratará sobre la posibilidad de consagrar mujeres diáconas, con argumentos falaces, asistiendo todos los obispos de la enorme Amazonía, considerada como el principal pulmón de la Tierra, presidiendo el evento el papa Francisco.

Teniendo en cuenta el antecedente reciente, aprovecharon precisamente a la Amazonía, para que con el pretexto de los incendios forestales de esa zona que abarca varios países, especialmente a Brasil, la mafia internacional con Macron de Francia al frente, trató de crearle un serio problema a Bolsonaro, actual presidente del Brasil, que ganó las elecciones porque el pueblo brasileño estaba cansado de los fracasos del socialismo populista, para de ser posible destituirlo. Habiéndoles fallado el intento al resultar que los incendios forestales más importantes se estaban dando no en América sino en África, especialmente en Angola y el Congo, a los que no les daban ninguna importancia. Es de notarse que habiéndoles fallado su estrategia se han olvidado de los incendios forestales.

Como están las cosas, llegando a incluir al exfranciscano Leonardo Boff, líder en la participación, organización del sínodo y la preparación de los documentos correspondientes, siendo que fue excomulgado por sus escritos y conferencias totalmente en contra de la fe católica y negarse a obedecer las indicaciones de Roma al respecto, siendo que los agentes de izquierda infiltrados en la iglesia, que ya hace tiempo han tratado de crear corrientes en la misma totalmente en contra de los principios evangélicos en los que se basa la Iglesia, como es la teología de liberación de la que fue Boff líder a nivel mundial, luego la teología indigenista, el apoyo a los ejércitos de liberación nacional y otros movimientos de izquierda.

En México, se hizo notar Samuel Ruiz, obispo de San Cristóbal de las Casas, quien apoyó abiertamente al subcomandante Marcos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Es de temerse que quieran aprovechar la atención del mundo sobre la Amazonía, para crear confusión y divisiones en la Iglesia, manipulando al papa Francisco que se ha mostrado demasiado condescendiente con estas personas, al grado de que algunos sospechan y otros están seguros de que el papa Francisco es parte de la conspiración contra la Iglesia o bien está totalmente manejado por ella.

Situación enormente peligrosa, teniendo en cuenta que la izquierda (masonería) ha recrudecido sus ataques contra la Obra de Dios, su Iglesia, aplicando las estrategias que desde hace ya tiempo les han dado magníficos resultados, especialmente la infiltracion. Ahí está la infiltración de la masonería en el gobierno de España en 1726 partiendo de Gibraltar, logrando la expulsión de los jesuitas en 1767 para iniciar a finales de ese siglo el desmembramiento del Imperio Español en donde nunca se ponía el sol, que había sido desde siempre el protector de la Iglesia. En 1762 lograron la expulsión de los jesuitas en Francia para hacer triunfar la Revolución Francesa, aniquilando a sangre y fuego todo lo que oliera a católico. Y luego estuvo el caso del Imperio de México, que llegaba desde Colombia hasta Alaska, siendo el segundo después del Imperio Ruso en superficie, toda una potencia, infiltrando a Poinsett masón yanqui para destruirlo desde adentro, utilizando a los masones y traidores de Gómez Farías, Santana, Zavala y todos los demás hermanos miembros de la “Gran Fraternidad Mundial” a la que López Obrador reconoció pertenecer, ya que le estorbaba a la mafia yanqui para crear al naciente gigante de Norteamérica.

¿Habrán logrado colocarse ya de ese modo dentro de la Iglesia Católica, para tratar de destruirla desde adentro?

En los casos citados y otros tuvieron éxito, pero con la Iglesia Católica se ha equivocado, no toman en cuenta lo que dijo nuestro señor, que nunca se equivoca: “las fuerzas del infierno no prevalecerán contra mi Iglesia.” Hagan lo que hagan, no importan los aparentes éxitos en sus intentos al final sucumbirán. Lo importante es mantenerse firmes, defender la Obra de Dios, su Iglesia, a capa y espada, no desanimarse, ni dejarse impresionar, actuar sin descansar, ni desanimarse ni un momento porque qué podrá hacer el enemigo contra nosotros, si Dios está con nosotros. Dios es nuestra fuerza.

Al fin de cuentas, a todos los instrumentos del demonio que actúan en la izquierda, manejados por la masonería, los veremos mordiendo el polvo. La victoria final la tendremos los que perseveramos, los que nos mantenemos firmes, los que nos mantenemos fieles a Dios, porque de Dios será la victoria definitiva.

La naturaleza así como la humanidad, verán ese triunfo, restableciéndose el orden, firmes en la brecha, ni un paso atrás, sin claudicaciones. Tenemos en la historia la gran maestra, testimonios de sobra de aquellos valientes, que inclusive llegaron a arriesgar o a sacrificar su vidas, como aquel héroe mexicano el sargento José Mendoza de la Primera Guerra Mundial que en las Ardenas en Bélgica arriesgo su vida, provocando ese comentario “En las trincheras no hay ateos”, o Joselito en la Guerra Cristera que al ser torturado al extremo, llegando con los pies desollados sangrando a la fosa donde lo sacrificarían, le dijo a su madre “No te preocupes, nunca ha sido tan fácil de ganarse el cielo”. O san Vicente de Zaragoza, cuando Daciano en el Imperio Romano ordenó una sangrienta persecución de los cristianos, se dirigió a Daciano prefecto en España al ser atormentado (año 304 DC.) “Descarga sobre mí toda tu cruel furia y verás la fuerza que nos da la Fe”.

Desde un principio el demonio trató de impedir que la Obra de Dios, su Iglesia saliera adelante, lo vemos con Herodes con los Apóstoles, las muchas persecuciones, Enrique VIII de Inglaterra, Calvino y los Hugonotes, Juárez y los disque Liberales en México, luego Carranza, Calles, Abrego, Cárdenas, la Cristiada, el Populismo Socialista con su ideología de género y ahora la amenaza del populismo de Morena, entre tantas otras acciones en contra de la Iglesia Católica, en las que nunca quedo ganadora. La Iglesia permanece firme a pesar de todo. ¡Tengamos confianza! No olvidemos la fuerza de la oración.

“Donde hay Bosques hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y aire puro hay Vida.”

 

Te puede interesar: Saber discernir lo bueno de lo malo 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de voxfides.com

@voxfides