1 y 2 de Noviembre, fiestas para renovar nuestra sociedad

Le pedimos a Dios ese día, el 2 de noviembre, que muestre su misericordia a nuestros difuntos, les perdone y les haga partícipes de su gloria en el cielo.

La conmemoración del 1 y 2 de noviembre en que se festejan a todos los santos y a los fieles difuntos, respectivamente, son celebraciones en las que los católicos visitan los cementerios para orar y arreglar las tumbas de sus seres queridos que ya fallecieron, y asisten a los templos para participar en las celebraciones para pedir por su eterno descanso, pero además ser días propicios para reunirse en familia lo que contribuye a una renovación de nuestra sociedad, aseguró el arzobispo de Tijuana, Mons. Francisco Moreno Barrón.

En un mensaje previo a estos días, Moreno Barrón explicó que el día primero se celebra a todos los santos, a todos aquellos que son ejemplo de vida cristiana para nosotros e intercesores ante Dios. “Todos los santos de carne y hueso como nosotros, que nos dicen cómo hemos de vivir el Evangelio, cómo hemos de encontrarnos con Cristo, y que ruegan en el cielo constantemente por nosotros”.

Aclaró que no sólo celebraremos a los santos canonizados que están en los altares, como los Santos Niños Mártires de Tlaxcala: Cristóbal, Antonio y Juan, que fueron canonizados por el Papa Francisco el 15 de octubre pasado, sino que honramos a todos los santos de nuestra vida diaria.

 “Esa gente que nos amó, que se dejó amar por nosotros y que ahora están gozando de Dios, que también son un ejemplo para nosotros y que ruegan en el cielo por cada uno de nosotros. Y el día 2 recordamos a todos nuestros seres queridos que han muerto. No hay un muerto más muerto que aquel al que nadie recuerda, aquel por el que nadie reza. No dejemos morir a nuestros difuntos. Mantengámoslos vivos en nuestra mente y en nuestro corazón”, invitó Mons. Moreno Barrón.

También exhortó a los creyentes a visitar a sus seres queridos ya fallecidos a llevarles flores y a orar por ellos en sus tumbas. Y que recuerden cuáles fueron sus cualidades y bondades y en qué los pueden imitar, y cómo los pueden mantener vivos en medio de sus familias. Sin embargo, ellos también tuvieron defectos y pecados, como nosotros mencionó el Arzobispo, por ello “le pedimos a Dios ese día que les muestre su misericordia, les perdone y les haga partícipes de su gloria en el cielo. Y si ya nuestra oración no se necesita porque ya ellos están gozando de Dios que aproveche a los fieles difuntos por los que nadie pide, aquellos a los que ya nadie recuerda”.

 

 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.