El Retrato de Dorian Gray. La eterna juventud

El Papa Francisco nos invita a vivir la Pascua y, con la ayuda de la Virgen María, que entremos de lleno en el misterio de Cristo y así dejemos que Él transforme nuestra vida.

1)   Para saber

Con motivo de la fiesta de la Pascua del Señor, el Papa Francisco nos invita a vivir como hombres resucitados. El triduo pascual, que prepara esta celebración, dice, marca nuestra vocación en el mundo: nos recuerda que las cosas viejas ya pasaron y todo ha sido renovado en Cristo quien fue muerto por nuestros pecados y resucitado para nuestra glorificación.

La Resurrección de Cristo nos invita a despojarnos del hombre viejo para ser “hombres resucitados que hacen del mundo un espacio nuevo, donde hemos de ser instrumentos de consuelo y esperanza para los que sufren la humillación y la soledad”, señaló el Papa.

2)   Para pensar

Podemos descubrir que todo hombre tiene un deseo de trascender, de permanecer, de no morir, un deseo de eterna juventud. Ese deseo se muestra en la conocida novela del irlandés Oscar Wilde titulada: “El Retrato de Dorian Gray”. Fue publicada a finales del siglo XIX. Está considerada como una novela de terror gótico y es considerada un clásico de la literatura.

En ella se relata cómo un joven llamado Dorian quisiera permanecer siempre joven, no envejecer, y está convencido de que lo único que vale la pena en la vida es la belleza y la satisfacción de los sentidos. Un amigo suyo le pinta un retrato con su imagen joven y hermosa. Ante la pintura, a Dorian le nace el deseo de quedar siempre así, como se le representa en el cuadro.

Gran sorpresa se lleva cuando comprueba que su deseo se hace realidad. Ya no envejece, permanece siempre joven, mientras que es el cuadro el que va envejeciendo acumulando los años. Pero, además, la imagen del cuadro también acumula los efectos en que incurre su alma con las maldades que comete Dorian, volviéndose cada vez más horripilante y aterrador.

Ese deseo que la novela nos la presenta como una metáfora, sí se cumple, pero de una manera perfecta. Gracias a la Resurrección de Jesucristo, se nos ha abierto la posibilidad de poder también resucitar, de obtener la vida eterna, llena de hermosura, juventud y felicidad sin envejecer, ni sufrir.

¿Sabemos agradecer a nuestro Señor todo lo que padeció para obtenerme la felicidad?, ¿pensamos que estamos en la tierra para llegar a nuestro fin, que es la vida eterna?

3)   Para vivir

Se cuenta que cuando los marineros viajan en el mar, no están exentos del mareo. Pero tienen un remedio contra él. Cuando empiezan a tener los síntomas del mareo, miran al cielo, sea una nube o una estrella si es de noche. Ante el barco que se mueve, teniendo la vista en algo fijo, evitan el malestar. De manera semejante, cuando tengamos los síntomas de un mareo moral, es decir, cuando las tentaciones nos acechen, el poder, las cosas de la tierra o el placer desordenados nos atraigan, es momento de mirar al Cielo. Miremos con los ojos de la fe a Dios y los bienes que nos tiene prometidos, entonces podremos vencerlas.

El Papa Francisco nos invita a vivir la Pascua y, con la ayuda de la Virgen María, que entremos de lleno en el misterio de Cristo y así dejemos que Él transforme nuestra vida, y vivamos ya desde ahora los frutos de su Resurrección.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com