Una buena película / ¿Tenemos la lengua bífida?

“Un cristiano no puede ser hipócrita”, advirtió el Papa Francisco. En la Biblia se representa al demonio con la serpiente, que tiene una lengua bífida, es decir, termina en dos ramificaciones. Por lo que se le atribuye tener doble cara.

1) Para saber

Los antiguos romanos usaban mármoles en sus construcciones, y cuando algún mármol tenía grietas, éstas se tapaban o disimulaban con cera. Un buen mármol, una pieza perfecta, no tenía grietas o fisuras y estaba, pues, "sin-cera". De ahí nos viene la palabra sinceridad. Somos sinceros si no ocultamos nada, si somos lo que se ve, tal como somos, entonces no somos hipócritas.

El Papa Francisco advirtió contra los hipócritas y llamó a estar vigilantes, pues “el hipócrita puede destruir una comunidad”. Señaló que Jesús llama hipócritas a los que “enseñaban una cosa, pero luego pensaban otra”. Por el contrario, “la hipocresía no es el lenguaje de Jesús. La hipocresía no es el lenguaje de los cristianos”.

2) Para pensar

A veces se puede poner a prueba nuestra sinceridad cuando enfrentamos un peligro o amenaza. Así sucede en una antigua película estadounidense que fue un clásico de cine del oeste, se llamaba: "Solo ante el peligro", o también titulada “A la hora señalada” (“High Noon”).

El principal protagonista es el artista Gary Cooper, que ganó el Oscar al mejor actor por esta película, el cual representa a un sheriff retirado a quien supuestamente todos en el pueblo querían mucho y se consideraban sus amigos. Sin embargo, al verse amenazado por un cruel bandido y su pandilla de pistoleros, sus “amigos", uno por uno, cobardes, le van dejando hasta que se queda completamente solo. Lo más duro para él es la incomprensión de su esposa que quiere que huya, pero él le dice: "Si huimos ahora, tendremos que estar huyendo toda la vida".

Y a pesar del miedo que también siente, es responsable con su encargo de defensor de la ley y se enfrenta “solo ante el peligro”. Ya no cuento más para que no se pierda el interés por verla.

Pensemos si nuestras convicciones las mantendríamos en momentos de prueba.

3) Para vivir

“Un cristiano no puede ser hipócrita, y un hipócrita no puede ser cristiano”, advirtió el Papa Francisco. Los hipócritas siempre son aduladores. La hipocresía lleva consigo el encubrirse para engañar, se quiere dar la apariencia de bondad cuando en realidad no la hay, es “el lenguaje del engaño, es el mismo lenguaje de la serpiente que engañó a Eva…”, advirtió. Su lenguaje es el mismo lenguaje del diablo que propaga esa lengua bífida en la comunidad para destruirla.

No es casualidad que el demonio haya sido representado en la Biblia por la serpiente. Como se sabe, tiene una lengua bífida, es decir, termina en dos ramificaciones. Por lo que se le atribuye tener doble cara, representando a la mentira, la cual es un engaño. Por ello el Señor nos animó a que “vuestro lenguaje sea ‘sí, sí’, o ‘no, no’.

Es muy diferente a quien por caridad es amable con todos incluso con quienes no simpatiza. Si por amor a Dios o al prójimo se es amable con aquella persona que cae mal, no se es hipócrita, pues Nuestro Señor nos invitó a vivir el amor con todos, sin excepción. Con los que nos simpatizan y con los que no, porque realmente lo que está moviendo desde dentro es el amor que se muestra.

 

@voxfides

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com