Vivir la Cuaresma / El “otro” es un don

La parábola del pobre Lázaro y el rico nos invita a abrir la puerta de nuestro corazón al necesitado, porque cada persona es un don, sea vecino o un pobre desconocido.

1) Para saber

Comenzó la Cuaresma y, como cada año, el Papa envió un mensaje. Ahora tiene como lema: “el otro es un don”. Nos invita a reconocer en el otro el rostro de Cristo, pues cada vida que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor.

En este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión, a volver a Dios «de todo corazón», a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor. Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar.

2) Para pensar

Hace varios años, un grupo de niños dieron una lección al mundo. Se trataba de niños austriacos que decidieron reunir sus ahorros y enviárselos a la Madre Teresa de Calcuta, acompañados de una carta que se transcribe a continuación:

Querida Madre Teresa: Hace pocos días nos hablaron de usted en la clase de religión. Nos pusieron unas diapositivas para hacernos ver la miseria de las gentes de Calcuta y lo que usted está llevando a cabo en su favor. Quedamos todos muy impresionados de su amor hacia tales personas. Usted se preocupa de los que no tienen casa, y cuida a los moribundos, dándoles esperanza y fortaleciendo su fe.

Usted nos ha demostrado que no son las riquezas lo que hace felices, sino el amor de Dios y de su hijo Jesús y de nuestros semejantes. Usted nos está dando un gran ejemplo y nosotros queremos hacer lo posible para imitarla y para ofrecerle colaboración. Queremos construir el reino de Dios en derredor nuestro.

Un pequeño donativo por nuestra parte servirá para demostrarle que somos admiradores de su obra. Le deseamos a usted y a sus colaboradores fuerza para servir a los demás, mucha paciencia y alegría. La ponemos en nuestras oraciones e invocamos sobre usted las más abundantes bendiciones de Dios. Porque las palabras de Jesús en el Sermón de la Montaña encuentran aquí aplicación: ‘Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia’.

3) Para vivir

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar la Palabra de Dios.

El Papa comentó la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro. La parábola comienza presentando a los dos personajes principales, pero el pobre es el que viene descrito con más detalle: él se encuentra en una situación desesperada, está echado a la puerta del rico y come las migajas que caen de su mesa.

Pero Lázaro es un don, un tesoro de valor incalculable, un ser querido, amado, recordado por Dios, aunque su condición concreta sea la de un desecho humano.

Lázaro nos enseña que el otro es un don. La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor. Incluso el pobre en la puerta del rico, no es una carga molesta, sino una llamada a convertirse y a cambiar de vida. Una invitación que nos hace esta parábola es la de abrir la puerta de nuestro corazón al necesitado, porque cada persona es un don, sea vecino nuestro o un pobre desconocido, es otro Cristo a nuestro lado.

 

 

@voxfides

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com