Sexo y fe

Sexualidad

Lo primero que hay que tener claro es que Dios no prohíbe cosas por prohibir, por establecer un tabú, menos aún por fastidiar.

Continuar leyendo